martes, 31 de julio de 2018

Tarot Egipcio: El Examen

El tarot egipcio tiene una gran simbología y entender todo lo que aparece en sus cartas es importante para entender bien su significado. Hoy vamos a analizar el Arcano Menor número 54, El Examen.

Tarot Egipcio: El Examen

Simbología del Examen 

En la parte superior de la carta, en el centro, aparece la imagen de las aguas esenciales. Este símbolo era entendido por los egipcios como la fuente primaria desde la que brota la vida. Su significado es muy claro: el comienzo de algo nuevo, el nacimiento y la regeneración. Justo debajo encontramos la imagen del Dios Toth. Este Dios era entendido como el secretario de los Dioses. Hace referencia a la división del tiempo, preside la escritura de la historia y es considerado como un juez. El fondo de la parte superior es de color naranja. El naranja representa la energía, la alegría y la creatividad. 

La imagen central de la carta está formada por el Dios Anubis que se encuentra a los pies de una balanza. Anubis era el Dios de la momificación y la balanza hace referencia al “juicio de Osiris”. Según la leyenda egipcia, Anubis extraía el corazón mágicamente y lo depositaba sobre uno de los platos de la balanza. El corazón representa la conciencia y la moralidad. En la otra balanza se ponía la pluma de Maat, que era el símbolo de la Verdad y la Justicia. 

En esta escena predomina el color azul oscuro, que es representación de conocimiento, lo mental, la serenidad, el estudio, el aprendizaje… También encontramos el color verde, símbolo de la naturaleza, el crecimiento y la fertilidad.

En la parte inferior de la carta aparece la Diosa Ammyt. Esta Diosa era conocida como la devoradora de los muertos o de corazones. Según las escrituras antiguas, era la diosa que devoraba el corazón de los humanos cuando estos se encontraban recién fallecidos si su alma era pecadora. De no serlo, era recompensado con la vida eterna. 


Posición Normal del Examen 

El examen es una carta que hace alusión a un desafío que debe ser superado. Representa un obstáculo que debemos superar para poder avanzar. También puede hacer referencia a un autoexamen de conciencia. La finalidad es descubrir cuáles son nuestros fallos y nuestras virtudes para saber cuál es el camino que debemos seguir y conseguir la evolución personal y espiritual.

Por eso, llegamos a la conclusión de que esta carta, en su posición normal, indica un examen de conciencia con consecuencias realmente positivas para la persona. Hace referencia a una etapa de razonamiento y recapacitación. Es la forma en que se analiza una situación. Indica que estamos ante una reflexión totalmente necesaria para poder avanzar hacia algunos objetivos. Es un buen momento para encontrar la solución de numerosos problemas y conflictos.

También augura grandes conversaciones que acabarán aclarando situaciones confusas. Es la mejor forma de solucionar problemas que puedan aparecer en el día a día. También augura situaciones muy positivas: ascenso laboral, aprobación de exámenes, relaciones sentimentales fructíferas y grandes momentos y resoluciones.

Posición Invertida del Examen 

Sin embargo, esta carta en su posición invertida augura una mala resolución de los problemas. No somos capaces de encontrar el camino correcto y nos enfrentamos a problemas y situaciones estresantes. 

Augura una mala relación amorosa, mala situación económica y laboral y una resolución negativa ante un juicio.



¿Necesitas más luz para descubrir tu futuro?
Me tienes al otro lado del teléfono en las líneas 806 535 237 y 932 996 107.
Si te has quedado con ganas de más, puedes leer los artículos que publico durante la semana en www.tarotdefatima.com



Fátima Molina Tarotista y Vidente

Fatima Molina Tarotista y Vidente

¿Quieres formar parte de mi Club VIP? Promociones exclusivas, concursos y grandes descuentos te esperan, ¡apúntate!

Club VIP

En mi tienda puedes conseguir todos los productos que menciono en mis artículos del blog. Desde velas, piedras mágicas, incienso y todo tipo de productos esotéricos.
¡Pásate a verla!

Tienda Esotérica de Fátima Molina