miércoles, 30 de marzo de 2016

Árbol mágico: Abeto

El abeto, o también llamado Abies alba, es un árbol de la familia de las pináceas, por lo que a veces se confunde con el pino. Tiene un tamaño elevado, entre los 20 y los 50 metros de altura, aunque puede llegar a  medir algo más. Su porte es piramidal y el tronco mide hasta 6 metros de circunferencia. Su corteza es blanquecina hasta que empieza a oscurecer con el paso de los años. Tiene hojas verdes y pequeñas, entre 1,5 y 3 centímetros y planas.

Árbol mágico: el abeto

El abeto es originario de las montañas de Europa, aunque hoy en día es posible encontrarlo en prácticamente cualquier sitio, siempre que sea una ladera umbría de una montaña, o en suelos profundos y frescos.  El abeto es el árbol más típico de la Navidad y sus propiedades son similares a las del pino. Tiene unas yemas ricas en resina y las hojas tienen numerosas esencias. La corteza es rica en taninos y flobaceno. La resina además de ser rica en trementina, también tiene ácido abietínico.

Los celtas llamaban al abeto “ailim” y correspondía a la letra A del alfabeto druídico Ogham. Antiguamente también se le llamaba el árbol del nacimiento porque sus hojas, en forma de aguja, se quemaban en el momento en el que una mujer estaba dando a luz en señal de bendición  y protección para el bebé y la madre. En toda Europa se considera el árbol de la Navidad desde el siglo XIV, y es símbolo de prosperidad, alegría y paz, ya que la tradición die que si no pones el árbol, la Navidad no es feliz y no se empieza el año con buenas energías.

El abeto se considera árbol sagrado. Tiene un significado especial, una serie de propiedades o creencias místicas que lo convierten en un árbol mágico. En la mitología nórdica, el abeto sustituyó al fresno Yggdrasil, como árbol sagrado. El fresno fue derribado por san Bonifacio, y plantó en su lugar un abeto simbolizando el amor de Dios. También se le considera sagrado en el cristianismo por su forma, al ser triangular, simboliza la Santísima Trinidad: Padre Hijo y Espíritu Santo. También hay diversas leyendas que consideran al abeto árbol mágico y salvador porque rescató a un niño perdido en la nieve, que lo protegió de la caída de otro árbol.

Árbol mágico: el abeto

Hoy en día el abeto se sigue utilizando en rituales esotéricos por su poder protector y atrayente de prosperidad y felicidad. Se sigue considerando el árbol de la vida y la buena suerte. La particularidad que tienen los rituales con abetos es que siempre debe llevar algo a cambio. Según la tradición celta, a un abeto se le puede pedir algo que desees, pero debes ofrecer algo a cambio. Por ello, hoy en día esta tradición se mantiene. En un ritual con un abeto, debes prometer que si se cumple lo que pides, harás algo a cambio, y acordarlo en el momento del ritual. Para ello, coge una rama pequeña de abeto y ata alrededor una cinta roja. Enciende una vela roja y formula un deseo al abeto, prometiendo hacer algo si se cumple. A continuación, quema un par de hojas de abeto con la vela y echa los restos a un lado y a otro de tu cuerpo. Apaga la vela y deja la rama con la cinta 7 días en tu casa. Cuando se te cumpla el deseo, cumple con lo acordad con el abeto.


Si quieres saber más de mí, puedes visitar mi página personal en: http://www.tarotdefatima.com/



Fátima Molina Tarotista y Vidente
806 535 237
932 996 107
www.tarotdefatima.com

Fatima Molina Tarotista y Vidente